domingo, 4 de marzo de 2012

Monotonía

Y hay días que despiertas con una sensación de melancolía grabada en el alma. Días que suceden a otros días, amalgama de grises salpicados de hastío que ensombrecen las telarañas del corazón. Y miras al cielo esperando respuesta, mientras tu cuerpo chirría al intentar ponerse en movimiento una vez más, como si de una maquinaria desengrasada y envejecida se tratara, resistiéndose a la inercia de continuar resbalando por los subterráneos de la inconsciencia.

Todo está en la mente, estas sombras que se desdibujan a mi alrededor hasta reducir mi impulso vital a una simple retahíla de movimientos monocordes programados de antemano. Tal vez si dispusiera de un solo segundo para abandonar mi cuerpo y contemplarlo todo desde otra dimensión. Ser libre, volar, sentirme parte de un universo bipolar. Cerrar los ojos, abrir la mente y recorrer en tan sólo un segundo la distancia que me separa de ti, sí de ti.

Ser capaz por un instante de rebelarme contra la rutina que domina mis días como un dictador insolente, invadiendo mi espacio, mi tiempo de ser, mi verdadero yo, hasta sentir como me sumerjo en la decadencia de mis días, que me traspasan cual ejército de alfileres invisibles que sin embargo, dejan su rastro perpetuo marcado en las arrugas no de mi cuerpo, sino de mi mente.

Aquellos pliegues que de manera ominosa me enfrentan a la realidad de lo que soy, no de lo que fui, ni de lo que quisiera ser. Y no hay salida ¿o acaso el polvo del sendero que recorro me impide percibir un arcoiris más allá de donde la miopía de mi intelecto alcanza a descubrir?

Hay días que despiertas con una sensación de melancolía grabada en el alma, añorando los sueños que quedaron por el camino.

14 comentarios:

TriniReina dijo...

Conozco esa sensación y es arduo librarse de ella. Es más, diría que imposible, hasta que ella decide marcharse...

Abrazos

Mianca dijo...

Esos dias existen,asi es, Un beso

Kale dijo...

cuando esos dias te persiguen lo mejor es cambiar las rutina hacer cosas diferentes tener tu mente ocupada en algo nuevo.debes cerrar ya esa puerte veras cuantas ventanas se te abren muchos besos jucar

Xiomiry dijo...

Hola, es muy cierto hay dìas que somos, muy fèrtiles y otros muy àridos, eso pasa... Ya veràs todo ha de cambiar. Un beso.

Meiga dijo...

Espero que se disipe el polvo del camino y puedas ver el arco iris...
Un beso

Carme dijo...

Son días que vienen de vez en cuando. Y quisiéramos dormir para seguir soñando. Has expresado un sentimiento que me invade muchas veces, esa lejanía de todo, esa imposibilidad de percibir los colores. Y acaba pasando.
Besos.

Jucar dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Pero he de decir que este es un blog de expresión literaria, y que por tanto los textos que en él aparecen no necesariamente tienen que ver conmigo ni con mi estado de ánimo chicos.

Abrazos

Ihintza H de L dijo...

Literariamente bello, y por si acaso...abre los ojos, ves ese arco iris brillando para ti?
Muá

José Manuel dijo...

Maravillosamente expresado ese sentimiento de melancolía que a veces nos invade. Tu prosa es de una calidad poética inmensa.

Abrazos

Willow dijo...

Días de la marmota...como las meigas, haberlos haylos...bueno, pues así disfrutamos luego más de las novedades...jeje.

besillos!!!

Ella dijo...

Me alegro de saber que en tu post no reflejas necesariamente tu estado de ánimos Porque es realmente impresionante la inmensa tristeza que se desprende de él, un sentimiento tan humano y tan bien descrito....ha sido como ver la fotografía de esa desgraciada mujer. Precioso de todas formas.
Un abrazo.

TriniReina dijo...

Se trata de jugar con la palabra. En este caso: "pulso".
Es un trabajo para el Aula de poesía a la que asisto.

Sandra Cámara dijo...

amigo, gracias por tus letras y por el enlace!

Un abrazo

Sakkarah dijo...

Cómo te entiendo... Pero que forma tan bonita tienes de explicarlo...

Un beso.