miércoles, 4 de enero de 2012

Ensoñación

Anoche soñé contigo, sí contigo. Sé que no debería, que mis sueños deberían estar prohibidos, que no tengo derecho a soñarte. ¿Pero quién controla los sueños? ¿Quién lastra sus alas para que no alcen el vuelo y se eleven, etéreos, ligeros, bordeando los límites de la realidad para adentrarse en universos perfectos, donde los deseos, aquellos que atamos con cadenas a este lado, disfruten de una libertad no imaginada?
Hubiera deseado no despertar, a veces ocurre ¿a ti no te ocurre cuándo lo que soñamos despierta los sentimientos y pone en marcha la maquinaria de un corazón destrozado en ausencias?
Hoy me he despertado con esa sensación única que a veces nos produce lo que la noche nos ha regalado, sobre todo cuando somos capaces de recordarlo. Y yo hoy lo recuerdo, con nitidez, como si de verdad esta noche hubiéramos estado juntos, como si el tiempo hubiera retrocedido hasta aquellos dias.
Hoy me embarga esa sensación que algunas veces tras despertar te acompaña, puede que sólo unos minutos, acaso unas horas, pero aún así única.
No, no te contaré lo que he soñado, pero esperaré con impaciencia a que llegue la noche, a que el manto de estrellas me acompañe y cerraré los ojos. Si los dioses están de mi lado, las huestes de Morfeo te devolverán a mí, una noche más.

14 comentarios:

Meiga dijo...

Cuantas veces añoré que volviera un sueño...
Un beso

Violette dijo...

los sueños somos nosotros bajo el manto de una libertad no condicionada. Imposible moldearlos, porque perderíamos nuestra propia esencia en ello, y los hombres, ante todo, queremos ser únicos. Son pues, los sueños, los que nos revelan como seres únicos y excepcionales en el entorno de la humanidad. Y sí, algunas veces vuelven, y se repiten. No es por tanto tan descabellado esperar con cierta ansia que la noche vuelva a llegar. Un beso Júcar,
p.d. estos días pasados leí tu libro. Espero poder comentarte por mail la proxima semana

Erato dijo...

¿Qué nos quedaría en el terrible espacio de la ausencia si nos robaran o prohibieran la capacidad de soñar?Disfruta esa sensación única que te acompañará durante esas horas hasta la noche.Un beso

TriniReina dijo...

Sólo faltaba que quisieran administrarnos los sueños...
Soñar es libre, pero cuánto daríamos por repetir algún que otro sueño...

Abrazos

José Manuel dijo...

Cuando solo nos queda "el sueño de la ausencia", ansiamos la noche para que la libertad de los sueños nos traigan gratos recuerdos.

Abrazos

Willow dijo...

Sin los sueños no seríamos humanos, no tendríamos ilusion, ni felicidad, ni seríamos capaces de afrontar la dura realidad...son tan parte de nosotros, como nuestros organos vitales..

Un besillo

Manoly dijo...

Mientras soñamos somos siempre hay que soñar siempre por que si se deja de soñar dejamos de ser felices y dejamos de creer en aquello que tal vez un día pueda ser.
SEGUIR SOÑANDO QUE ES HERMOSO SOÑAR

Sakkarah dijo...

Feliz tú que la recuerdas y la sueñas, y feliz ella por tener tu amor.

Un beso.

Oréadas dijo...

La libertad del sueño y la memoria para revivir lo soñado, aunque minúscula sea la recompensa.
Besitos y Feliz Año :)

Ihintza H de L dijo...

Es absolutamente delicioso leerte, sentir tus letras, bellísima ensoñación. Besito...

Gema dijo...

Me vas a contar a mi de sueños...si son mi estandarte!!!
La libertad de soñar, de evocar, de inventar, de revivir, de volver a saborear...
Que nadie te los rtobe! tienes TODO el derecho de soñar lo que quieras y con quién quieras! estaria bueno...

Besos. Cómo consigo tu libro??

carina dijo...

hola jucar,bonito sueño ojala se te haga realidad, besos me gustaria conseguir tu libro besos

carina dijo...

hola jucar llebo una semana leyendote y me encanta mi pregunta es tienes ya 2 libros me dirias que titulo tiene el 1? bss

Jucar dijo...

Hola hola hola, ante todo gracias por vuestros comentarios y perdón por mi ausencia.

El libro lo podéis conseguir en www.bubok.es (el segundo)

El primero se llama El coleccionista de soledades, y se puede conseguir en la Casa del Libro