miércoles, 7 de diciembre de 2011

Locura o sinrazón



Cierro los ojos y estás allí, tu presencia arde en el epicentro de mis pensamientos, como si nunca te hubieras marchado, como si yo nunca lo hubiera hecho. Te revelas en mi interior, blanco sobre negro, hasta que los contornos de los grises convertidos en azules golpean en mis sienes haciéndolas palpitar a través de un dolor casi físico. Eres tú, soy yo, lo que nunca fuimos y al mismo tiempo lo que siempre seremos. Te materializas, cobras fuerza una vez más hasta que mi cabeza estalla pariendo los recuerdos y una lágrima desciende hasta el averno del infinito.
Insondable, a escasos centímetros de la realidad y al mismo tiempo inalcanzable, en una amalgama de sentimientos que se contradicen mientras danzamos por los vértices de la irrealidad, venerando aquel segundo que nunca existió.
Delineo tu rostro con mis manos mientras te olvido
.

8 comentarios:

Artemis dijo...

Estraña forma de olvidar, Júcar. Preciosa tu prosa, como siempre.
He visto que has publicado, ENHORABUENA!!!!!, me haré con un ejemplar, por supuesto.
Un beso

TriniReina dijo...

Al final, tras regodearnos en el dolor, sólo queda eso: implorar por el olvido.

Abrazos

Extranjera dijo...

Hola!!
Sea locura o sin razón, tus palabras llenan de imágenes mi mente, sin preocuparme si es una cosa u otra.
Besos, abrazos y natillas de vainilla.

Carme dijo...

Hola me ha gustado tu texto triste sobre esa irrealidad en la que se mezcla el sueño, el deseo y lo vivido.
Un beso

Sakkarah dijo...

Tienes una manera preciosa de amar...

Escribes muy bonito.

Un beso.

Abuela normanda dijo...

Precioso texto, aunque triste, me ha gustado
besitos

Violette dijo...

¿y si al escapar de nuestros dedos, -escribiendo, delineándo-, comenzara el verdadero olvido? quizá todo comienza con la transformación en ideal que otros lean, otros miren, y al apropiarse de ello deje de ser nuestro... Me ha gustado muchísimo el texto Júcar -que ya había leído, pero no había encontrado el momento en calma que necesitaba para comentar-. MEzcla de aflicción y serenidad, de voluntad de olvido y de persistencia de la memoria. Una conjunción preciosa -y dolorosa- Un beso grande,

Willow dijo...

La memoria es caprichosa y pertinaz, el olvido vacilante....me ha encantado el texto, precioso.

un besillo!