viernes, 16 de septiembre de 2011

Dos segundos

Las letras nos salvan, ellas permanecen aunque nosotros ya no estemos, nos sobreviven, aunque sea de forma limitada, casi anónima, pero algún día, quizás cuando ya no estemos, seremos lo que hayamos escrito. Mientras tanto, hay que mirar al cielo ¿lo ves? de día sigue siendo azul y de noche, las estrellas siguen saliendo, como hace mil años, para enseñarnos que todo es como siempre, como creímos que podría ser, como una vez soñamos...


Dos corazones que latieron juntos en vida, dos almas que recorrerán siempre unidas los senderos de la eternidad.