viernes, 18 de marzo de 2011

Llámalo sueño



Cruza la noche de manera vertiginosa, rasgando la oscuridad con miles de aristas pintadas de azules, acariciando anhelos que la mente no supo retener. Quiebra el silencio como agua desbocada de pasiones incontenibles, promesas olvidadas de deseos escondidos que tal vez…
Frágil, consciente de que su ser empieza cuando se corren las cortinas, se baja el telón y el latido de los corazones se acompasa a ritmos monocordes, como las notas de aquella trompeta que llora su tristeza por esquinas cansadas de la vida.
Danza por los márgenes de la irrealidad, añoranza de presentes inasibles, fuego fatuo que alimenta la locura de la sinrazón cuando la noche calla, cuando la vida se pliega ante escenas surrealistas de lo efímero, negro sobre blanco.
Tiembla, como relámpago que precede a la tormenta, cuando sigiloso se desliza hasta el inevitable final que le aguarda. Muere al alba cuando todo comienza y una vez más él calla, esperando la noche.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Te superas a ti mismo guapísimo, realmente es un texto de los que desde el principo hasta el final te hacen contener la respiración, magnífico. Muá( en tu corazón )
Hechi

இலை Bohemia இலை dijo...

Me encanta el universo que envuelve lo onírico...Besitos

Sakkarah dijo...

Un sueño leerte...

Un beso.