miércoles, 26 de enero de 2011

Que no cese la palabra


Respiro literatura, siento literatura. Cierro los ojos y es como si las palabras recorrieran mi cuerpo, descargas eléctricas que me consumen en un duermevela creativo, y luchan por salir a través de las yemas de mis dedos. Llegan para ocupar esa mitad que me faltaba desde hace tanto tiempo y las siento a mi lado, temeroso de volver a perderlas pues siempre se mostraron traviesas, esquivas. Los pensamientos se agolpan en mi mente, las ganas irrefrenables de volver a SER.

Amor y Literatura, mis dos fuerzas motrices, demasiado tiempo he pasado vacío de ambas. Ahora las palabras vuelven a mí y necesito atraparlas, sentirlas, volver a hacerlas mías, como un amante posesivo que necesitara saciarse de ellas para poder cerrar los ojos y sentirse vivo, que hay algún consuelo en mitad de la nada, algo por lo que merece la pena seguir adelante.

Aunque ya no se conviertan en las huestes de mi amor, aunque ya no pueda dirigírtelas a ti, el final no acabe como una película de Disney y el espejo me devuelva la imagen de un rostro divorciado de la vida. Aunque sea consciente de haber perdido la magia de la poesía, sean palabras de tristeza y mis lágrimas las emborronen sobre el papel. Aunque letra a letra me desgarren, ¿qué sería de mí sin ellas?

Soy un naufrago que busca desesperadamente el salvavidas de una palabra a la que aferrarse, cuando alrededor la inmensidad del océano trae la certeza de la perdición.

15 comentarios:

Lady Byron dijo...

Ufffsss! Conozco, letra a letra, esa sensación... Creo que si tuviese que poner un punto de inflexión en mi vida sería el día que recuperé las palabras. A partir de ahí todo cambió y volví a reconocerme...

De los naufragios salimos más fuertes...

Besos,

Sira dijo...

Ay Júcar!
Me has dejado un pellizco en el corazon!

Las palabras han vuelto a tu vida con fuerza, cargadas de sentimiento y belleza literaria y te aseguro que el amor, también, solo tienes que esperar y reaparecerá de la forma mas insospechada... Es lo que tiene de mágico y restaurador.

Un fuerte abrazo, escritor.

El Caballero de la Insula Etérea dijo...

Un naúfrago apañao sobrevive y ve oportunidades donde otros sólo catástrofes. Los salvavidas de palabras brotan de la tierra, caen del cielo, nadando llegan hasta la playa... es cuestión de tiempoi, nunca nos fallan.
Salu2

Artemis dijo...

También hay palabras para la tristeza, son tan bellas como las palabras para el amor, no hay más que leerte.
Quizá el espejo no sea el mejor aliado y nos devuelva un reflejo amargo, pero el simple hecho de sentir esas ganas irrefrenables de SER pone en medio del océano la mejor tabla a la que agarrarse: uno mismo.
No malgastes las fuerzas braceando en el mar, siempre es mejor dejar que la corriente nos lleve hasta una orilla. Llegarás; aquí ya tienes una playa maravillosa.
Una palabra: AMOR. No renuncies a ella.
Un beso

Enlabasílica dijo...

El hecho es que las palabras han vuelto a tí, evidentemente. O tú a ellas. A veces siento que son ellas las que me abandonan (esa sensación es tan común...), sin embargo, también sé que en cuestión de fidelidades, alguna que otra vez, yo me he alejado de ellas. MIedo a esa dependencia que me ahoga, supongo... Pero las necesito, como creo que tú las necesitas.

Willow dijo...

Alguna que otra vez he naufragado en un mar de letras sin sentido, que tal vez sea peor que naufragar por no encontrarlas ¿sabes? si logras encontrar la adecuada, entonces permanecerás a flote, estés en un mar saturado o en el mar muerto de las palabras...solo una, nada más...

Montoncitos de besitos!

Trini dijo...

Poco a poco descubrirás que se puede escribir al amor sin gozar del amor. No hay traba alguna para escribir de otras cosas hasta que te das cuenta de que aquella de la que pensabas poseía la llave de tus letras, quedó olvidada tiempo atrás. Al menos para escribir...

Abrazos y letras

abuela normanda dijo...

Puedo vivir sin amor, de pareja claro, pero nunca sin un lapicero y un folio, nunca, el día que no los tenga, habre´muerto sin ninguna duda, me han salvado la vida un montón de veces.
besitos

Hechi dijo...

Déjame que piense...me has dado un buen tortazo en el ser, es como si leerte, fuera releerme el sentimiento, como si desgranándote en palabras hubieras dado con las que yo quería expresar, como si me adivinaras, vamos a tener que dar fuerza para avivar esta llama que se enciende, un texto revelador, significativo, magnifico.
Necesito volver a perfilar el destino desde mis yemas...
Megamuxutxu(megabesito)

Hechi dijo...

PD, los naufragios nos debilitan, y dejan charcos de agua en el alma, escúpela, vacíate de ese vacío para dejar lugar a lo nuevo, y mírate en el espejo, y reconócete que no has dejado jamas de SER, TÚ ERES, así con mayúsculas

Hechi dijo...

Otra PD: échale un ojillo a las imágenes, este es el proyecto, sería algo así como una interpretación de las cartas del tarot, para coleccionistas, desde una visión/interpretación personal de cada una, de nuevo lo que dije antes, perfilar el destino desde las yemas( imagen/palabra) ambas desde la puerta del "dedo" que arranca desde lo más profundo del ser. Estas son la imagines ya me dirás que te parecen a mi me han encantado.La deje como correo.
Hechi, muá

Violette dijo...

hay un camino que conduce, entre recodos, atajos y quebradas, de un amor a otro.. algunas veces coinciden en el camino, otras veces, parece que solo se suceden y uno duda que puedan incluso acumularse.. pero sí... se acumulan en uno, aunque la sensación de pérdida, de dejarlos atrás, sea fuerte. En el mar también se vive, Júcar. Cierto que no es el elemento natural, pero eso lo dota de un atractivo especial, y sabemos además, que en algún lugar, está la playa donde arribar.. Hasta entonces, que no cese la palabra. Curtiremos los labios para que no agrieten más de lo necesario.

Me gustó mucho como lo contaste. Un beso,

glcarmen dijo...

Como dice Violette entre atajos y quebradas un gran amor como el que manifiestas tan magistralmente en tus escritos indudablemente nos conduce a otro Amor...el del Alma Una...de alli tu recorrer electricamente las paginas en blanco de tu Ser para precipitarlo...De alli que la esperanza es...llegar a la otra orilla...y es el motor para evitar los naufragios...Que encuentres tu bello bote salvavidas en un oceano libre de obstaculos

Naná dijo...

y es que a veces solo nos queda la palabra (encontrarla, sacarla, ordenarla, teclearla) para sacarnos de dentro las cosas y no hundirnos...
que me ha encantado el post!!

Jucar dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios. A veces la palabra puede salvarte, y en mi caso, en el de la mayoría de los que estamos aquí, la necesitamos como parte vital de nuestro ser.