viernes, 28 de enero de 2011

Fragilidad


Y mi alma tiembla cuando se acerca a la tuya, con la fragilidad prendida en las pestañas. ¿Cómo se puede sentir este miedo cuándo se lleva tanto tiempo desahuciado de la vida, cuándo no se tiene nada que perder ya? ¿Acaso basta la proximidad de tu presencia para que la gruesa capa de escarcha que mantiene aprisionado mi envejecido corazón comience a resquebrajarse? ¿Tan poderoso es tu mágico influjo? Eres viento del Norte que atraviesa mi Sur.

Tengo tanto miedo

11 comentarios:

Hechi dijo...

Me rompe en pedazos ...

Violette dijo...

si hay miedo, es que queda algo por ganar...

Precioso texto Jucar. Un beso,

Luz Marina dijo...

Si aún perdura el miedo aun hay mucho que perder/ Saludes, buena reflexión

rosa-laura95 dijo...

Confiemos en seguir ganando y plantemos cara al miedo hasta vencerlo!
Un saludo

abuela normanda dijo...

No existe nada más placentero que enfrentarse al miedo sin contemplación alguna. La mayoría de las veces se sale vencedor.
besitos

Sakkarah dijo...

Me parece precioso y tierno tu miedo. Tiene mucha suerta esa persona a la que amas.

Un beso

Lady Byron dijo...

La fragilidad como virtud. ¿Sentirse vulnerable no es un destello de vida?
Besos,

Artemis dijo...

Ese miedo... quizá no estés desahuciado de la vida Jucar. Un alma que tiembla es un alma que siente. Preciosas palabras.
Un beso

María Coca dijo...

El miedo siempre nos vuelve dependientes. Cuántas veces no actuamos por miedo!!

Muy intimista. Me gustó.

Besoss

Jucar dijo...

Si pudiera huir del miedo... si pudiera obligar a mi corazón a no sentir.
Gracias

Trini dijo...

Mejor sería que el viento sur atravesara el corazón del norte, encandilándolo...

Sí, me temo que hay amores así de imposible sy dolorosos

Abrazos