viernes, 21 de enero de 2011

Cantora noctura - Alejandra Pizarnik


La que murió de su vestido azul está cantando. Canta imbuida de muerte al sol de su ebriedad. Adentro de su canción hay un vestido azul, hay un caballo blanco, hay un corazón verde tatuado con los ecos de los latidos de su corazón muerto. Expuesta a todas las perdiciones, ella canta junto a una niña extraviada que es ella: su amuleto de la buena suerte. Y a pesar de la niebla verde en los labios y del frío gris en los ojos, su voz corroe la distancia que se abre entre la sed y la mano que busca el vaso. Ella canta.

Alejandra Pizarnik
Texto dedicado a Olga Orozco, 1.966

8 comentarios:

Artemis dijo...

Preciosa dedicatoria este "Cantora Nocturna". La imagen ilustra a la perfección las palabras de Alejandra Pizarnik.
Un beso

Trini dijo...

Desconocía el poema y ha sido un placer leerlo aquí, en tu casa y en este momento.


Abrazos

Sira dijo...

¡Qué triste, Jucar!

Pero la muerte es separación, y esa distancia, rezuma dolor...
Y como también escribió Alejandra:

"-A mi noche no la mata ningún sol."

Un abrazo, hombre sensible

El Caballero de la Insula Etérea dijo...

Descubría la Pizarnik, como tantas otras cosas, de mano de mi chica. Esto no lo había leído pero confirmo, una vez más, que se trata de una mujer que maneja las palabras con muchísima fuerza, como se debe vivir la vida.
Salu2

Sakkarah dijo...

Un buen texto has escogido...

Muchos besos

María Coca dijo...

Pizarnik, una gran escritora que nos dejó muchas maravillas, entre ellas ésta que tú rescatas tan sabiamente.

Un abrazo.

Luz Marina dijo...

Gracias por tu visita a mi blog. Tu texto- poéticamente hermoso. Saludes

Violette dijo...

me pregunto porqué más a menudo de lo que sospechamos, los colores internos no se corresonden con los externos, sobre todo de noche...

Precioso. Un beso,