martes, 5 de febrero de 2008

Cenicienta


Comenzaron a sonar las campanadas de medianoche en el reloj de palacio. Aquella chica salió corriendo despavorida, como si le fuera la vida en ello. Sobre la escalinata real quedó abandonado un zapato de cristal. El príncipe lo recogió y se retiró a sus aposentos. Con él en la mano abrió la puerta de un armario y lo depositó en el suelo, junto con otros doscientos cincuenta y siete zapatos de cristal, ¡qué coñazo! ¿Por qué todas las chicas del reino habrán tenido que leer La Cenicienta?

15 comentarios:

Zarza dijo...

Jajajajajaja...........Buení­simo, nada mejor que una risa para un reencuentro. Besos.

Dawn dijo...

je, je.....muy buen "toke" de humor.... que placer encontraros de nuevo a todos,te dejo mi mail para cotillear en futuros apagones.mil besos

Aladiara Sombra de Plata dijo...

Muy divertido.

Besos de Plata

naná dijo...

jejejeje! que bueno! pobre principe!
besos

Vivir soñando dijo...

Hola maestro! Devoré tu libro. ¿sobresaliente...? si, definitivamente.

Respecto al zapato, es mio.

Moony dijo...

Por qué será...
Pobre prí­ncipe, a este paso jamás hallará a su princesa

Un abrazo.

Princesawallada dijo...

bien.....toque de humor para este dí­a....
Si llega la República, podrá montar una zapaterí­a para quien quiera ir con parejas de zapatos dispares....
¡gracias por compartirlo¡

La Dama Descubierta dijo...

Si es que por lucir pie, no miran el número, y muchas se ponen zapatos que les van grandes, claro, luego los pierden en cualquier escalinata.

Le voy a pedir al prí­ncipe que me regale los que sean del 40, y así­ le dejo sitio para los que están por venir...

Enlabasílica dijo...

jejejejeje.

Bueno el final.

Ahora bien, para romper tí³picos... ¿está ventilado lo suficiente ese armario?.. Si quieres te aconsejo algún ambientador, jejejeje.


Otra cosa. ¿Tu novela está disponible en cualquier librerí­a?. ¿Cí³mo puedo tener acceso a ella?.

Un abrazo

Menuda dijo...

Vaya prí­ncipe, lo que pasa es que le salií³ el ramalazo fetichista y no lo quiere reconocer...
Muy divertido, buen retorno, de veras!

Luis dijo...

Por el comentario de dawn, deduzco que no he sedo el único que ha estado aislado durante unos pocos dí­as.
Bueno hoy por fin funcione esto y me estoy poniendo al dí­a.
Un buen cuento corto con un toque de humos fino a aquel otro cuento largo que todos y todas hemos leí­do o escuchado.
Un saludo y me alegro de volver a estar en el aire con vosotros

Teresis dijo...

Por favor, qué bueno.
Me he reido mucho.
Bien pensado el prí­ncipe con un poco de vista puede montar una zapaterí­a.
Me gusta la Música de tu blog.
Besillos

Hechi dijo...

jajaja, buen micro pequeñajo,el principe deberí­a buscar una princhipessa algomásoriginal, quizás una con botas??? zapatillas deportivas???
Te lea lo que te lea...te admiro, entre otras muchas cosas.
Tas

Maribel dijo...

Primero de todo agradacer tu visita y palabras en mi blog.

Segundo decirte que quedo gratamente sorprendida de lo que encuentro en el tuyo y de que me alegro de haber llegado hasta aquí­.

Saludos

Trini dijo...

¡Pobre principe, que cruz!...

Magnifico microcuento.

Un abrazo