viernes, 11 de enero de 2008

Tres deseos


Silente, voz trémula que se quiebra entre la algarabía de una muchedumbre que no se desea. Miradas vacuas, risas lánguidas ajenas, evocadoras de una mirada y una risa anhelada que resuena en la memoria de un atardecer, el recuerdo de un Te Amo. Pensamientos incorpóreos que golpean la cordura, prisioneros como Ulises de un tiempo y un espacio que no le pertenecen. El reloj que nunca se detiene y algún día que tal vez sí. Destemplanzas febriles de una mente que no puede dejar de pensar, de imaginar; un espacio compartido, un tiempo para dos.
Salir a la calle huyendo de los efluvios del alcohol, que se apoderan de una multitud pagana con sabor a hiel. Duendes que pululan a su antojo, caprichosos, entre las sombras de callejones oscuros donde habita el olvido. Contemplar la luna, que entre reflejos azulados le devuelve la añoranza de una tarde compartida, cuando entre el ayer y el hoy el amor se desbordó impregnado de humedades. Puñales de frío que se clavan en la piel, obligando a resguardarse de nuevo en el interior, donde sólo se es un extraño más, transeúnte cansado buscando otras tierras, cuando la melancolía hace jirones el corazón.
Tres deseos inmolados al compás de un año más, cumpliendo el ritual, tal como predijo la hechicera. Horas que duelen, que se agitan inquietas entre llantos de soledad, y el deseo incontenible de acelerar el lento caminar de los segundos por las esferas del tiempo. Todavía un instante en mi pensamiento cuando todo se apaga. Una noche que se escapa ataviada de tristeza y tras ella, un nuevo amanecer.

12 comentarios:

Trini dijo...

A veces he deseado algo mucho, mucho y, al tiempo, lo he conseguido. Ahora, pido un deseo que mucho deseo, pero sé que no se cumplirá. La diferencia está en la fe (y no religiosa) que pongo al pedir...
Pide con fe. Con fe en ti mismo, cada vez que, de corazí³n, desees algo.

Precioso texto Jucar, de esos que traspasan la piel. Un abrazo

Dawn dijo...

que bonitos sentimientos, que figuras poéticas...
eres bueno Jucar, me gusta mucho leerte,y mas por lo generoso de tus palabras..., siempre.
beso

Homero dijo...

Tres deseos en una sola direccií³n: esperanza... después de una noche tormentosa amanece de nuevo. Veo que te visita mi amiga Trini. Saludos. H

Luis dijo...

Un texto que esige una lectura atenta, pero que al tiempo permite que el lector viaje escondido entre las letras. Muy bien Jucar, eres un artista desde luego.
Un saludo

Sandra Becerril dijo...

Creo que al formular un deseo de una manera tan hermosa, el universo debe concedértelo

Besos y excelente semana

Abril dijo...

ahora si jiji aqui estoy ¿has escrito tu eso? jo , que envidia...sana eehh
besos

Pilar dijo...

Un placer leerte,porque aunque a veces no deje comment,te leo.Precioso texto.Saludos de Pilar

la cueva de los locos dijo...

Una palabra: Fantastico

JJ

Aladiara dijo...

Tus escritos son hechizantes, esa es la palabra que mejor describe tu genialidad.
Besos

Sylphides dijo...

Creo que eso lo dice Paulo Coehlo en el alquimista cuando pedimos algo deseándolo de verdad, todo conspira a favor de ello o en contra de ello, pero en definitiva todo se vuelve hacia ello.

El tiempo que no parece preocuparnos y además la concepcií³n y el juego con su hechizante forma pues ayuda todaví­a más. Encendidas palabras.

sylphides

Hechi dijo...

Hoy te dejé para el final con premeditacií³n y alevosí­a, y es que te leo y se me hace un nudo en la garganta, me quedo con la voz ahogada, admirándote, de la buena literatura engalanada con frases que traspasan sentimientos como espadas. Nos regalas una historia que del recuerdo de lo bello surgen nostalgias tristes, pero aún así­ tiene cabida un final para la esperanza. Hoy no voy a contarte aquello que ya te han dicho de que los deseos se cumplen...además, ya lo sabes, hoy te diré que no se puede dudar ni un segundo en el objetivo y llega, que así­ sea.
Literariamente, no te digo más, me has dejado sin palabras eres la puta ostia escritor muá.
Tas

Jucar dijo...

Nadie como tú puede entender el significado de este texto, y valorarlo, no sí³lo literariamente, sino sentimentalmente, y por ello yo también sé valorar tus palabras, aunque me hayas dejado para el final . Sí­, sé que se alcanza el objetivo, estoy seguro de ello.
TAI