martes, 22 de enero de 2008

Moriré esta noche


Moriré esta noche cuando el silencio
recorra los cuartos, las luces se apaguen,
la luna forme estalactitas de rayos escarchados
cayendo sobre mi cama.
Moriré esta noche cuando el viento arremoline
los sueños en los caminos pentagramados de los recuerdos,
cuando se derrame de una trompeta la última nota de un blues
y caiga el telón de la farsa de un amor ausente.
Entonces moriré... sin lágrimas ni dolor;
aunque mi corazón rebelde siga fabricando vida
y el reloj impertinente siga marcando los minutos
que aún le quedan a mi aliento para seguir empañando los espejos.
Que más da la vida, cuando la muerte le da la mano
y camina tomada de su brazo.

17 comentarios:

Hechi dijo...

Es un buen poema, de versos tranquilos y profundos. Literariamente meparece muy bueno, sin embargo, es un poema que nunca he terminado de pillarlo del todo y que túnunca terminaste de explicarmelo, o quizás no quiero entenderlo.Es un poema del dolor...
Te destaco unos versos:
"cuando se derrame de una trompeta la última nota de un blues

y caiga el telí³n de la farsa de un amor ausente"

Eso dela farsa de un amor ausente...duro duro, pero magní­ficos versos.

"el reloj impertinente siga marcando los minutos

que aún le quedan a mi aliento para seguir empañando los espejos."

Lo dicho, buení­simos, durí­smos, a mi todo lo que se acerque a muerte me da un mal rollo... te doymilbesitos con aliento de vida...
Tas

Abril dijo...

precioso poema jucar,de verdad que me ha gustado
un beso

VioletteLeFleur dijo...

interesante, Júcar. Me parece nostálgico y quizá un poco inquietante. ¿Se puede vivir habiendo muerto?

Te deseo un dí­a de vida vivida

Pilar dijo...

Precioso poema.Un saludo

Zarza dijo...

Maravilloso !!! Besos

Dawn dijo...

muerte del espí­ritu en el poema es lo que veo yo.
quizás mas grave que la muerte del cuerpo, se dice que al nacer ya comenzamos a morir, la esperanza muerta es la que me hace temblar de miedo.
besos

la cueva de los locos dijo...

Fantastico Jucar,

JJ

Violetaberna dijo...

Cada noche se muere un poco, incluso hay quien muere cada dí­a.
Bonito poema.
Un beso

Moony dijo...

Precioso...
Hubo quien dijo que, dormir, es morir un poco cada dí­a, y hay noches en las que la muerte se hace más presenta, tanto, que al despertar sigue ahí­, cogida de nuestro brazo.
Y me recordí³ al fallecidoÁngel González, cuando decí­a:
Me moriré en Parí­s con aguacero,
un dí­a del cual tengo ya el recuerdo.
Me moriré en Parí­s - y no me corro -.
Tal vez un jueves, como hoy, de otoño.

Creo que la muerte, siempre está en nuestro pensamiento, aunque no nos demos cuenta.

Un poema precioso, Júcar.

Un abrazo

Embla dijo...

Tan dulce, melancí³lico y misterioso a la vez... me ha encantado, Jucar.

Tienes una forma de escribir muy sensorial... no sé si me explico. Produces con ciertas palabras sensaciones propias de los sentidos, como el tacto, el olfato, el sonido...

Un besote

Luz Marina dijo...

Que bonita

Sortilegios y memorias dijo...

No, no morirás. Al alba abrirás los ojos y te darás cuenta de la pesadilla... todos los dí­as morimos un poco. Voy a caer en el tí³pico de decir que vivir es ir muriendo. Y encima somos afortunados

Trini dijo...

El poemas es bellí­simo, ya conoces mi predileccií³n por estos temas: ausencia, soledad, nostalgias, etc, etc...

Sin embargo, para darle la mano a la muerte, tendré que estar doblemente muerta Tanto la rechazo y le temo...

Me gustí³ el poema, sí­, es de los "mios".

Un fuerte abrazo

Otredad dijo...

Transmites, tanto además que que leer tus lí­neas un par de veces tiene el mismo efecto de escalofrí­o.
Brillante,Jucar

Yany dijo...

Quí¨ hermoso poema!!!!
Llegue hasta tu blog ,cuando te encontrí¨ en el mí¬o.
Ya sí¨... te seguirí¨ lleyendo me has encantado.
Saludos

Luis Alfonso dijo...

Un exquisito poema.
Con un melodia fuerte.
¡Namaste!

María Coca dijo...

Un poema plagado de nostalgia, de fuerza y de pasií³n. Un poema realmente maravilloso.

Enhorabuena.

Besos desde mi orilla