miércoles, 9 de enero de 2008

Cenizas - Alejandra Pizarnik

La noche se astilló de estrellas
mirándome alucinada
el aire arroja odio
embellecido su rostro
con música.

Pronto nos iremos

Arcano sueño
antepasado de mi sonrisa
el mundo está demacrado
y hay candado pero no llaves
y hay pavor pero no lágrimas.

¿Qué haré conmigo?

Porque a Ti te debo lo que soy

Pero no tengo mañana

Porque a Ti te...

La noche sufre.

16 comentarios:

Sortilegios y memorias dijo...

¿Qué haré conmigo? se preguntaba Alejandra... ¿espí­ritu enfermo o atormentado? Al menos dejí³ su obra estremecedora para que podamos deleitarnos en nuestro presente. Es de agradecer que alguien la saque a la luz. Espero que gracias a este post más gente la conozca. Un saludo

Zarza dijo...

Un poema inquietante. Leeré más de ella. Besos

Trini dijo...

Sufre la noche y entre sus redes nos envuelve con el dolor de la ausencia.
Qué hacer con uno mismo...
Un placer leer a Pizarnik aquí­ en tu casa.

Un abrazo

Luis Alfonso dijo...

¡Caramba!
Que exquisito poema.
Hace tiempo busco algo de ella, pero, en mi ciudad no he conseguido nada, todo lo he bajado o leí­do de la WEB.
Ese poema se lo voy a regalar a una buena y especial amiga... pero, voy a ponerle sí³lo los primeros versos, y le daré tu blog para que te visite y lo completa... y una hermosa imagen... genial...
Un abrazo hermano.

¡Namaste

Diego Santos dijo...

bonito poema. saludos

la cueva de los locos dijo...

!Que gran mujer! Alejandra... la literatura brota por los poros de su piel

Dawn dijo...

que bonito.¡
que maravilla .....".antepasado sueño, arcano de mi sonrisa"
que romántico.¡
es muy bonito, gracias Jucar

Margarita dijo...

Que poema más bonito, resulta muy romántico.

Y la imagen es muy chula.

Besos

Mary Carmen dijo...

gracias por tu comentario, esty de acuerdo contigo, no tiene porque ser malo alinearse si es lo que escojes. pero y si crees que lo escojes??
bonito el poema.
un saludito

Sylphides dijo...

¿qué haré conmigo?" es una pregunta turbadora, nunca se puede entender del todo ese modo de sufrir que no nos da una respuesta, salvo en el aire o en el rostro embellecido del sueño...

saludos

Luis dijo...

Me has abierto una nueva ventana por la que permitir que entre aire nuevo.
Gracias

Embla dijo...

Que preciosidad... esta mujer es apasionante.

¿Qué hacer con uno mismo? ¡Qué difí­cil cuestií³n!

Un beso

Hechi dijo...

( Uy , yo creí­a haberte comentado ya)La verdad es que el poema posee una fuerza que se te incrusta en le alma, y dice, vaya si dice...los cinco últimos versos son buení­simos, y ese final la noche sufre....como si hablara de un todo oscuro por que su alma llora...
Genial. Buena eleccií³n princhipesso.
Tas

Revangel dijo...

Júcar, me trajo tu post a la orilla de tu poesí­a.
Me encanta la idea de la noche mirándote alucinada.
Es una imagen muy potente.
Un abrazo

María Coca dijo...

Pizarnik siempre me ha parecido una mujer plagada de misterio. Sus poemas son crucigramas a la razí³n y flechas para el corazí³n.

Gracias por hacerme recordar estos versos.

Besos desde mi orilla para tí

clasina-p- dijo...

hola!, me alegrí³ mucho encontrar algo de alejandra acá, es mi poeta favorita,es una lástima que por lo menos en mi paí­s (que también es el suyo) no le den el reconocimiento que realmente se merece. ¿Leiste la condesa sangrienta?, nos vemos